‘Fuera de tiempo’, de Antonio de Paco (Ed. Caballo de Troya, 2015)

fueradeetiempo_optSe afirma a menudo que en literatura no importa tanto lo que cuentes sino cómo lo cuentas. Y tal vez más si es en una primera novela, como esta de Antonio de Paco (Valencia, 1978). Fuera de tiempo, así, más que en una historia nos sitúa en un estado de ánimo, que por mucho que se desarrolle a través de una peculiar introspección, adquiere toda su fuerza en tanto que reflejo colectivo: el de la generación de la Transición o, dicho de otro modo, la de quienes comenzaron a formarse para disfrutar las mieles de la modernidad que sus padres les dejaban, y en primera persona presenciaron el derrumbe de esa endeble construcción. Es una generación que se sumó un tanto arrobada a la rabia de esa otra más joven que en 2011 asaltó la plazas, esa generación que ya solo conocía aquella modernidad de oídas y que no se creía ninguno de los mitos con los que los que había crecido la de la Transición.

Esto es lo que de alguna manera representa el narrador de Fuera de tiempo, alguien aún joven que de pronto descubre que no vive en el tiempo que le correspondía por herencia. Ese descubrimiento llega de una manera poco original: una ruptura sentimental y su posterior duelo, tan largo como que se mezcla con ese otro duelo colectivo que, desde la estocada mortal de la crisis, vive el país, y del que el protagonista huirá para instalarse en las cercanías de Londres. La originalidad, por tanto, reside en la manera de narrarlo, como decíamos antes.

En primer lugar, el contexto generacional se nos describe en una parte inicial, «Restos», casi a modo de reminiscencias oníricas sobre episodios concretos de la infancia. Es una suerte de poema narrativo, y también visual, cuajado de versos lapidarios, pero muy evocadores; es también una pieza teatral, género que ha cosechado su autor, en el que a modo de acotaciones una voz casi externa nos ofrece entre paréntesis un nuevo punto de vista. Abundan, además, los hallazgos, como este sobre la figura paterna: «Todos los que hemos crecido en un contexto determinado./(Que voy a llamar España)./ Hemos odiado y admirado y comprendido los gestos autoritarios». Sigue leyendo

Anuncios