‘Grietas’ según Tes Nehuén

santiFPaton_optUna crítica cargada de elogios, entre los que soy incapaz de quedarme con uno solo: así de generosa es la reseña que la poeta Tes Nehuén le dedica a Grietas: « Esta es una historia que rompe con las convenciones sociales para presentarnos a un conjunto de personas que obran al margen de la corrientes hegemónicas, que confían en que otra vida es posible y que trabajan por ella; pero hay más. En lo estrictamente narrativo también hay un intento de construir literatura desde un lenguaje más homogéneo y sencillo que abogue por la claridad y que resulte identitario para una generación-época. Y esa es, entiendo, una de las características más interesantes de esta novela. […] Es una novela que se lee de corrido y que se construye con una única certeza: para todas las situaciones existen miradas contrarias, perspectivas opuestas, generalmente válidas todas».

[Aquí la crítica completa]

 

Narrativa después de la indignación

cubierta-buensalvaje-septiembre[Publicado originalmente en el número 4 de Buen Salvaje-España]

Hace algunas semanas, el crítico Luis Matías López, que en su día se había ocupado de mi novela Grietas, entraba en contacto conmigo. Estaba trabajando en un artículo de fondo sobre “la novela de la crisis”, y me preguntaba si en mi opinión existía algo así como una narrativa de los indignados. Lo cierto es que hasta ese momento era un asunto sobre el que no me había parado a pensar demasiado. Me di cuenta, una vez que hablé con él, de que prefería ordenar algunas ideas por escrito.

Cuando en mayo del año pasado se publicó Grietas, que acababa de obtener el Premio Lengua de Trapo, fui el primero en sorprenderse al ver la foto de la cubierta, que no me había sido consultada previamente: una imagen de la Puerta del Sol, atestada por una concentración fácilmente identificable como “15-M”. Mi novela transcurre sobre todo en Málaga, muy lejos de la Puerta del Sol, y arranca un año después del 15-M, el movimiento que recorrió todo el país a lo largo de 2011.

Alguien dijo que el 15-M era una presencia constante en la novela, que sin ese estallido no se comprendería a los personajes. Exactamente era así, y así lo reconocen ellos mismos. Me interesaba reflejar no tanto el 15-M, que como digo no aparece en la novela, sino las consecuencias que tuvo en la subjetividad de algunas personas. El 15-M fue, además de un movimiento político que hoy heredan las candidaturas municipalistas (yo mismo formo parte de Málaga Ahora), una explosión de la subjetividad social. Una revolución política no es tal si no comporta ese cambio subjetivo. Es más, ese cambio subjetivo puede suponer una revolución política aunque no se plasme de manera inmediata en las instituciones.

¿Era por tanto Grietas la novela de los indignados? Sigue leyendo

“Me interesaba lo afectivo y social del 15-M”

Foto: Óliver Roales
Foto: Óliver Roales

[Entrevista sobre Grietas de Azahara Alonso para la revista Atlántica XXII]

“Mi generación está reflejada en la narrativa actual, claro, pero hay un sector de ella que casi nunca se muestra: la de quienes, en efecto, no se ausentan, se implican y acaban creando una comunidad, entendida en sentido amplio, un “nosotros y nosotras” con capacidad de transformación. Quería poner cuerpo y voz a esas personas”. AQUÍ la entrevista completa

“Escapar de la soledad es ya una forma de rebelarse”: entrevista en Hermano Cerdo.

fotoSantiAugusto López me entrevista a propósito de Grietas:

Santi Fernández Patón (Madrid, 1975), se ha alzado con el premio Lengua de Trapo 2014 con Grietas, una novela cuya lectura despierta sensaciones cómplices; en sus páginas uno se ve reconocido y ve reconocible actitudes y comportamientos de su entorno. No se queda, sin embargo, en ser una novela generacional más, ni se agota en una descripción interiorista de la crónica política del momento que vivimos, Grietas es algo más: tras reposar su lectura, es mucho más. Conversamos con el autor, malagueño de adopción, sobre su novela.

1.- Sorprende la ambición de tu propuesta, muy trabajada hasta parecer algo sencillo.
Desde que comencé a escribirla tenía claro que, más que algo sencillo, sonara a algo natural, que nada disonara, que el tono arrastrara al lector, que cada párrafo pudiera llevar al siguiente sin demasiado ruido, por mucho que algunos episodios fueran llamativos. Si lo he logrado, me alegro. En cuanto a la ambición: algunos de los asuntos no me resultaban fáciles de abordar, desde la paternidad hasta la anorexia, y quizás ahí es donde me siento más ambicioso, en tratar cuestiones que me exigían mucho, algunas por desconocimiento previo y otras por la pretensión que tenía de abordarlas desde un prisma que no era el habitual.

[Aquí la entrevista completa]

ABRIENDO FISURAS

contraPreciosa crítica de Cristina Somolinos sobre Grietas  en la página 18 de la revista Contrapunto:
“(…) existe un flujo continuo entre la conciencia de los personajes y los movimientos sociales, de manera
que los personajes configuran su identidad en torno a un proyecto común. Es por ello por lo que Lucía trata
de hacer frente a su enfermedad desde una perspectiva política: ‘solo entonces, al poner nombre a su patología,
había comenzado a comer’. Grietas no coloca al lector en una posición que lo despreocupe sino que lo incomoda porque funciona como relato deslegitimador del discurso oficial desde varios puntos de vista (…)”.

‘GRIETAS’, POR MANUEL GUEDÁN PARA ÁMBITO CULTURAL

Actualmente, en un contexto de empobrecimiento nacional -que algunos siguen llamando crisis-, de repolitización de espacios públicos y mediáticos y de expansión de los movimientos sociales, un nuevo paradigma novelesco estaría basculando hacia un foco externo. Con una ascendencia que pasaría antes por Belén Gopegui que por cualquiera de los autores anteriormente citados, y dando la espalda a las propuestas de la Generación Nocilla o el Nuevo Drama, podrían citarse una serie de nombres – Javier Mestre, Isaac Rosa, Elvira Navarro, Miguel Serrano Larraz, Santi Fernández Patón- que confirmarían este nuevo territorio. Por lo demás, conviene aclarar, no resulta pertinente buscar grandes zonas comunes en la poética de los autores citados, ni posicionamientos ideológicos comunes más allá de lo dicho (…)”.  [AQUÍ LA CRÍTICA COMPLETA]

“La anorexia es una enfermedad del capitalismo”: entrevista en eldiario.es

Santi-Fernandez-autor-Grietas_EDIIMA20140909_0288_14“Leemos novelas de autores consagrados en las que no hay que explicar la ideología de la que parte porque es compartida. Yo he querido hacer una novela en la que la ética y la moral que se desprenda sea diferente, pero no haciéndolo a la contra, explicando por qué me parece mal la moral dominante, sino porque de la actuación de los personajes se desprenda que no se comparte esa moral”. [AQUÍ LA ENTREVISTA COMPLETA]

‘GRIETAS’ EN ‘REVISTA TARÁNTULA’

Esta es probablemente la critica más extraña que me ha llegado. Un tipo bastante misógino lee la novela y como le gusta se lo toma muy mal. Me ha puesto muy contento, la verdad: “El tío mola, intensito , pero  mola. Plomo con corazón de oro. Todos hemos tenido esos amigos. Pero no nos los llevamos de vacaciones”. AQUÍ la crítica completa.