Los sábados por la mañana, ¡gobierno de izquierdas!

  • Pedro Sánchez no ha entendido el mensaje de las urnas andaluzas. En lugar de cambios estructurales se va a conformar con medidas cosméticas los sábados por la mañana y, si vuelven a morir de forma violenta algunos subsaharianos, le tomará prestado el argumentario a Abascal.

Pdr (1)[Publicado originalmente en elDiario.es] A Pedro Sánchez le han entrado las prisas por hacerse de izquierdas. Es algo que, por lo visto, le tenemos que agradecer a la abultada victoria de la derecha en Andalucía: 72 parlamentarios entre la mayoría absoluta del PP y el ligero ascenso de Vox. Tanta prisa le entró al presidente que no pudo esperar a un día laborable y convocó para este sábado pasado el Consejo de Ministros con la intención de aprobar una batería de medidas sociales, de medidas de izquierdas, para entendernos.

Tuvo la mala suerte de que la jornada precedente se le colara la masacre de Melilla, que ha arrojado 37 víctimas mortales. Como a Pedro Sánchez solo le sale lo de ser de izquierdas cuando lo programa, esto le pilló a contrapié, de manera que calificó la masacre como de operativo “bien resuelto” por las fuerzas marroquíes. Ya envalentonado, porque se le había olvidado que esa mañana le tocaba ser de izquierdas, repitió todo el argumentario de la extrema derecha sobre la migración, como bien explica aquí Olga Rodríguez. Ni una sola palabra para lamentar las muertes hasta este lunes: 37 jóvenes hambrientos y desesperados que huyen de realidades muy parecidas a las de Ucrania, pero a los que únicamente les espera un operativo bien resuelto. Pelillos a la mar, o a la fosa común. Lo importante era esa deslumbrante batería de medidas sociales.

Al final, resultó que ni eran tantas, porque algunas ya estaban en vigor y simplemente se han prorrogado, ni de tanto calado. De hecho, esos 9.000 millones que van a tener de presupuesto suenan irrisorios al lado de lo que nos va a costar el compromiso con la OTAN de duplicar la inversión en armamento. Se ve que también es algo de izquierdas, aunque no cuente con respaldo social.

Sin embargo, por alguna razón que a mí se me escapa, Pedro Sánchez anunció que esas migajas (que, por otro lado e indiscutiblemente, no se podían postergar más) iban a incomodar a “ciertos poderes”. A mí, la verdad, no se me ocurre a cuáles, ya que sin ningún rubor las tres grandes eléctricas no dejan de anunciar cómo están superando sus propios récords de beneficios mientras nuestra factura se encarece mes tras mes. Se suponía que, ante semejante obscenidad, el plan de choque del sábado iba a incluir un impuesto especial para esas compañías; algo que, sin duda, sí les habría incomodado. Bueno, de momento, como se conoce que para esto no hay prisas, esa resolución, si llega, deberá esperar al año que viene.

Lo que sí ha hecho el gobierno es reducir aún más el IVA de la factura de la luz, una medida que no discrimina por rangos de ingresos, que resta recaudación al Estado, que no tiene efectos a largo plazo, que no afecta absolutamente en nada a las eléctricas y que, de hecho, desaconsejan los economistas.

Al final, va a resultar que Pedro Sánchez no ha terminado de entender el mensaje de las urnas andaluzas. En lugar de cambios estructurales y de calado como los que demanda la crisis actual, se va a conformar con medidas cosméticas los sábados por la mañana. De paso, si vuelven a morir de forma violenta algunos subsaharianos, le tomará prestado el argumentario a Santiago Abascal, aunque me temo, ese es el mismo que tiene Grande-Marlaska desde hace tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: