ABRIENDO FISURAS

contraPreciosa crítica de Cristina Somolinos sobre Grietas  en la página 18 de la revista Contrapunto:
“(…) existe un flujo continuo entre la conciencia de los personajes y los movimientos sociales, de manera
que los personajes configuran su identidad en torno a un proyecto común. Es por ello por lo que Lucía trata
de hacer frente a su enfermedad desde una perspectiva política: ‘solo entonces, al poner nombre a su patología,
había comenzado a comer’. Grietas no coloca al lector en una posición que lo despreocupe sino que lo incomoda porque funciona como relato deslegitimador del discurso oficial desde varios puntos de vista (…)”.

MARCAS ELECTORALES Y PLATAFORMAS CIUDADANAS

[Publicado originalmente en eldiario.es]

ganemoslenin_opt1_optLa semana pasada recibí una llamada del representante de mi sindicato, uno de los que ha impulsado la Marcha por la Dignidad andaluza prevista para el día 29 de este mes. Comisiones Obreras y UGT, me dijo, estaban intentando desactivar los fundamentos de esa iniciativa mediante el sencillo método de apropiarse de su nombre. El resto de sindicatos, alarmados e indignados, iban a sacar un comunicado para dar a conocer la situación. Me llamaba a mí porque se había enterado por la prensa de que Ganemos Málaga estaba sufriendo una situación similar. Era cierto.

Desde el pasado 12 de noviembre esta plataforma se ha escindido en dos grupos. Una de esas fracciones está íntegramente compuesta por militantes y cargos de Izquierda Unida. La otra por todos los demás: vecinas y vecinos anónimos, muchos provenientes de mareas, movimientos sociales como la PAH, centros de gestión ciudadana, diferentes agrupaciones, pequeños partidos, círculos de Podemos, etc.

Sigue leyendo

VOTAR A PODEMOS ES DE TONTOS

Es probable que usted, comprensiblemente, esté harto o harta del PP o del PSOE. Es más, es incluso probable que tenga intención de no votarlos en las próximas elecciones generales, previstas para dentro de un año. Tal vez haya ido usted más lejos, y su pensamiento sea el de votar a Podemos. Quizás usted no lo sepa, aunque desde el pasado dos de noviembre no tiene excusa para no darse por enterado: usted es tonto, o tonta. Y no lo digo yo: lo dice el diario El País.

Ese domingo abría su edición con una encuesta -muy parecida a la posterior del CIS- según la cual Podemos se ha convertido en la primera fuerza en intención de voto, y acompañaba esos resultados con un editorial donde trataba de explicarnos a qué se debía semejante viraje. En realidad, trataba de explicarle a usted que es tonto. Se lo resumo.

El País venía a contarle algo de lo que usted probablemente no se había enterado: en España hay un poco de corrupción política, casi siempre relacionada con el PP o el PSOE. Usted, que hasta ese momento no sabía que era tonta, ha sufrido un legítimo calentón, y aún obnubilada y sin tiempo para serenarse, ha soltado por esa boquita la primera ocurrencia que le ha venido, como por ejemplo que votará a Podemos. Por mucho que El País le diga en su editorial que eso es de tontos, debe tener en cuenta que se trata de un medio progresista y, por tanto, no le condena a pesar de toda su tontería. Como a los niños, a usted simplemente hay que explicarle lo que está mal y lo que está bien, bonito.

Sigue leyendo

NI MACHISTA NI FEMINISTA

mach[Opinión aparecida originalmente en eldiario.es]

La semana pasada presencié una cruel agresión de género perpetrada contra una niña de tan solo cuatro años. Se llama Malaika, y es mi sobrina. La agresión vino de un tal Disney, y su arma tenía forma de sirenita. Yo estaba pasando unas semanas en casa de mi hermana, y aquel día era mi último de la visita. Mi sobrina quería ver esa película, me senté con ella y en un rato, mea culpa, me despisté y me puse a pensar en mis cosas. Cuando volví a prestar atención, una especia de bruja adiestraba a la sirenita sobre cómo «conquistar» a un hombre: con la belleza, y cuanto más calladita mejor. Para que a mi sobrina de cuatro años no se le olvidara la lección, el consejo venía cantado y rimado. El resto de la historia creo que la conoce todo el mundo, y ahora yo también: la sirenita renuncia a cuanto tenía hasta ese momento ―amigos, familia, diversión y el reino de los mares― en favor de su ideal de amor romántico. Y además ha aprendido la lección: calladita está más guapa.

Eso es violencia de género, y además eficaz. Es normal que amplios sectores sociales ni siquiera la identifiquen como tal. ¿Cómo van a ser violencia de género esas canciones que mi mamá y mi papá ―o mi tío― me ponían en la tele, es que acaso no querían lo mejor para mí?

Al día siguiente me subí en el autobús de vuelta a Málaga. Esperé que pasaran las primeras curvas para leer el libro que llevaba. En el monitor comenzó una película y las escenas iniciales ya me atraparon. Dos jóvenes guapetones de los Estados Unidos, muy amigos entre ellos, se registran en una página de citas y comienzan a verse con otra joven guapetona, sin sospechar que es la misma en ambos casos. Cuando lo descubren deciden competir para ver quién se lleva el trofeo, que por supuesto es rubia. Da la casualidad de que los dos jóvenes guapetones trabajan como espías de la CIA o del FBI o de no se qué agencia. En cualquier caso, de vez en cuando torturan a algún ruso. Lo bueno es que ponen todos sus recursos de espías a disposición de su cacería: micrófonos en casa de la joven, cámaras en el coche, personal de seguimiento, etc. Así obtienen información sobre ella para usar en su propio beneficio, y de paso comprueban los avances del otro.

Sigue leyendo

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL ÉBOLA

Miguel-Blesa-Rodrigo-Rato_EDIIMA20141014_0172_14[Artículo aparecido originalmente en eldiario.es]

Hoy sabemos que estábamos equivocados. Que exigíamos Renta Básica, por ejemplo, cuando lo suyo era acercarse a la Caja y que en un momento te dieran una tarjeta opaca. Creíamos también que cuando un ministro católico se retira de la política no quería decir que fuera a cobrar de la política más de 80.000 euros al año, porque la mendacidad es pecado, y la avaricia lo es capital. También, ilusos, pensábamos que un protocolo de seguridad contra una enfermedad infecciosa exigía algo más que fregar el suelo con lejía y poner cinta aislante en las ventanas. Creíamos, igualmente, que en estos tiempos, cuando pretenden que la sanidad sea un lujo en manos de los de las tarjetas opacas y la educación un coto privado para sus hijos, lo único que no nos iban a arrebatar era la ayuda mutua, la cooperación. Hoy por ti, mañana por mí. Creíamos, por tanto, que estos eran tiempos para el amor.

No parece, sin embargo, que nos los quieran poner fácil. Si amar, en tantos casos, conlleva concebir hijos, sabemos que Mónica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios de Madrid, recomienda no contratar a mujeres en edad fértil. «Yo no lo haría», dice, sin darse cuenta de que de esa manera ella hubiera pasado buena parte de su edad adulta en paro, nunca habría ocupado su cargo y probablemente nuestra vida sería ahora más fácil. Claro que durante su etapa fértil una mujer podía abortar con mucha mayor facilidad que la que el ex ministro mendaz pretendía para la actualidad.

Sigue leyendo

GANEMOS MÁLAGA

Presentación_4[Artículo que firmo junto a Curro Machuca en el blog de la Fundación de los Comunes, alojado en el Periódico Diagonal. Foto de Álvaro Luna]

No hay mejor manera para describir la capital de la Costa del Sol que un día sin sol, incluso más: un día nublado o, ya puestos, un día lluvioso, como fueron los primeros de este otoño. Después de largos meses de pertinaces cielos despejados, de pantanos exhaustos, del temor a nuevas restricciones en el uso del agua –que, como siempre, no afectarían al riego de los campos de golf: desde hace años el reclamo turístico de las instituciones ha cambiado lo de Costa del Sol por Costa del Golf– por fin las nubes superaron la barrera de Las Pedrizas y descargaron sobre Málaga.

El cogollito peatonalizado del Centro Histórico agradeció el agua. Bajo el obelisco, Torrijos y todos sus héroes se solazaron satisfechos; a unos metros de distancia es de suponer que el espíritu de Picasso, metido en su casa natal, también se regodeaba. Además, las funciones teatrales que la Junta de Andalucía habían programado en el Teatro Romano de Málaga terminaron una semana antes, así que la lluvia no las iba a arruinar. Tal vez lo lamentaron los guiris en la cola del Museo Picasso, aunque cuando entraran en su interior y descubrieran el batiburrillo de obras menores quizás salieran rápido de nuevo a mojarse y optaran por un paseo hacia el Thyssen, donde creerían que iban a ver una exposición sobre la España negra de Regoyos. Lo cierto es que sus mejores cuadros de esa época se habían quedado en otros museos, pero por lo menos esos candorosos visitantes no habrían de encontrar goteras.

Sigue leyendo

UN HOMBRE ENAMORADO (KARL OVE KNAUSGARD, ED. ANAGRAMA, 2014)

Maquetación 1Si algo caracteriza la lectura de este libro son los sentimientos encontrados que provoca. Un hombre enamorado es la segunda entrega que nos llega en español de los seis voluminosos tomos que componen el ciclo Mi lucha, novelas autobiográficas con las que el noruego Karl Ove Knausgard se ha convertido en su país en un verdadero fenómenos de masas. Se trata de una lectura adictiva, sin lugar a dudas, pero a lo largo de las más de seiscientas páginas de este relato desquiciado cuesta simpatizar con su autor: un hombre al que, a fin de cuentas, las cosas le van bastante bien, pero que no deja de quejarse casi de un modo profesional. Ya desde el título del ciclo completo adivinamos una pretenciosidad difícil de digerir, pues la lucha a la que alude no revela nada verdaderamente excepcional.

Como suele ocurrir con autores en los que el afán de provocar es claro, en Knausgard el conflicto de fondo es el de un artista que cree en el arte como en algo casi divino, por encima del bien y del mal, que todo lo puede justificar, pero, por otro lado, es un hombre profundamente conservador, tradicional, moralista y conformista. Se diría que Knausgard intenta nadar a contracorriente de la sociedad, pero acaba por formar una familia numerosa, bautizar a cada uno de sus hijos, comulgar en una iglesia llevado de su deseo “de ser bueno”, atormentarse durante un año entero a causa de una infidelidad sexual, amasar una buena cantidad de dinero, obviar cualquier problema o conflicto social que vaya más allá de su entorno inmediato. Sin embargo, nos intenta convencer de que su vida es épica, que se enfrenta a gravísimo problemas, que cada día es una batalla que ha de superar, que, en definitiva, vive en una lucha constante. Y es precisamente en ese intento, que puede producir antipatía, donde al mismo tiempo radica el mayor logro de este libro.

Knausgard, en efecto, consigue que una compra en un supermercado, cambiar pañales a su hija, leer un rato o hacer la cena se convierta en un reto angustiante y febril, del que cuesta salir. Un hombre enamorado es sobre todo eso, intensidad, incluso en sus momentos de calma, pues sabe uno que son solo los que preceden a la tormenta.

Sigue leyendo

ENTREVISTA CON RAFAEL CHIRBES: “los libros siempre saben más que su autor”

[Hace millones de años, cuando yo era un joven aspirante a novelista, entrevisté para la revista babab.com a Rafael Chirbes, que hoy ha recibido el Premio Nacional por En la orilla, motivo por el que recupero este viejo texto].

Es Rafael Chirbes uno de esos escritores que, sin hacer ruido, ha cosechado un gran número de sinceros admiradores. Su obra es la de un novelista inmerso de lleno únicamente en la literatura, ajeno al mundillo y a los medios de comunicación y capaz de guardar en el cajón originales que entusiasmaban a sus editores. Babab ha hablado con este valenciano que, desde hace un par de años y sin que eso le atosigue, no entrega nada a la imprenta.


rafael-chirbes
EL CORAZÓN DE LOS ASESINOS

Rafael Chirbes ha vuelto a Valencia, la tierra natal que abandonara de niño, ahora que ronda los cincuenta años. De algún modo esto es significativo en la trayectoria de un hombre que ha vivido por media España, que se gana la vida escribiendo artículos de viajes y que de su estancia como profesor de español en Marruecos contrajo experiencia suficiente para, allá en el año 1988, publicar su primera novela, Mimoum, con la que quedó finalista del Premio Herralde. Desde entonces a hoy ha llovido mucho: cinco novelas más y alguna que otra guardada en un cajón. La última, La caída de Madrid, cuenta con un personaje que siente nostalgia del lugar en el que nació, Valencia, y ya anticipa por lo tanto lo que de alguna manera es la vida de Chirbes. “En realidad -nos dice su autor- en esa novela cada personaje es una parte de mí, hasta el punto de que se podría leer como una autobiografía“.

SANTIAGO FERNÁNDEZ: Sin embargo, en Mimoum, el ambiente es casi irreal y no parece que reflejase nada de lo que le rodea.

RAFAEL CHIRBES: Mimoum es la novela de un perdedor de la transición. Es un hombre que llega a Marruecos y descubre que los paraísos no existen, que el mismo desencanto que llevaba lo encuentra allí. En Alemania, donde no sé por qué mis libros tienen éxito, hicieron una lectura política de la novela…

SF: No se ve clara esa lectura.

Sigue leyendo