Peter Pan a través del espejo (de Alicia)

Lewis Carroll y Alice Lidell
Lewis Carroll y Alice Lidell

Lewis Carroll no podría haber concebido Alicia en el país de las maravillas en un lugar distinto a un río, en concreto el Támesis. Lo hizo un cuatro de julio de 1862 en Oxford, cuando aún era un joven sacerdote que solía remar en compañía de las pequeñas Lidell, entre las que sin duda prefería a Alicia. Y es que Alicia en el país de las maravillas es la historia de una mutación constante: de un devenir, una fuga perpetua de su territorio. Un río, en definitiva.

J. M. Barrie, sin embargo, unas cuatro décadas después, prefería los londinenses Jardines de Kensington para pasear con los hermanos Llewelyn Davies. En ese escenario, perfectamente acotado, justo lo contrario que un río en movimiento, solía caracterizar al pequeño Peter como aún hoy muestra una pequeña estatua del parque: ahí nació Peter Pan, que después de varias versiones teatrales acabaría en forma de novela en el año 1911 con el título de Peter y Wendy.

Peter Pan simboliza la búsqueda de una identidad, esto es, una construcción social, estable y convencional: una quimera, en definitiva, que solo se puede dar en un lugar fantástico (Nunca Jamás) o en el pasado reciente (la época victoriana).

Ya desde el inicio de la novela Barrie muestra que la fantasía, las aventuras, el aparente desprecio a las normas sociales, son solo el contrapunto necesario para sustentar justamente lo contrario, es decir, lo estático, lo correcto, lo rígido.

Así, en el primer encuentro entre los protagonistas, Wendy (un nombre, por cierto, inventado por el propio Barrie) le cose a Peter su sombra a los talones y ya presentimos que de eso tratará el libro: de mantener a cada quien en su sitio -las niñas cosen y los niños juegan- y cualquier desplazamiento reducirlo al mundo de los ensueños. De hecho, Peter Pan acabará raptando a la hija agradecida de Wendy para que le pueda realizar por siempre la limpieza de primavera, y cuando ella crezca, lo harán sus hijas, y después las hijas de ellas, “y así seguirán las cosas”. Seguir leyendo “Peter Pan a través del espejo (de Alicia)”