UN HOMBRE ENAMORADO (KARL OVE KNAUSGARD, ED. ANAGRAMA, 2014)

Maquetación 1Si algo caracteriza la lectura de este libro son los sentimientos encontrados que provoca. Un hombre enamorado es la segunda entrega que nos llega en español de los seis voluminosos tomos que componen el ciclo Mi lucha, novelas autobiográficas con las que el noruego Karl Ove Knausgard se ha convertido en su país en un verdadero fenómenos de masas. Se trata de una lectura adictiva, sin lugar a dudas, pero a lo largo de las más de seiscientas páginas de este relato desquiciado cuesta simpatizar con su autor: un hombre al que, a fin de cuentas, las cosas le van bastante bien, pero que no deja de quejarse casi de un modo profesional. Ya desde el título del ciclo completo adivinamos una pretenciosidad difícil de digerir, pues la lucha a la que alude no revela nada verdaderamente excepcional.

Como suele ocurrir con autores en los que el afán de provocar es claro, en Knausgard el conflicto de fondo es el de un artista que cree en el arte como en algo casi divino, por encima del bien y del mal, que todo lo puede justificar, pero, por otro lado, es un hombre profundamente conservador, tradicional, moralista y conformista. Se diría que Knausgard intenta nadar a contracorriente de la sociedad, pero acaba por formar una familia numerosa, bautizar a cada uno de sus hijos, comulgar en una iglesia llevado de su deseo “de ser bueno”, atormentarse durante un año entero a causa de una infidelidad sexual, amasar una buena cantidad de dinero, obviar cualquier problema o conflicto social que vaya más allá de su entorno inmediato. Sin embargo, nos intenta convencer de que su vida es épica, que se enfrenta a gravísimo problemas, que cada día es una batalla que ha de superar, que, en definitiva, vive en una lucha constante. Y es precisamente en ese intento, que puede producir antipatía, donde al mismo tiempo radica el mayor logro de este libro.

Knausgard, en efecto, consigue que una compra en un supermercado, cambiar pañales a su hija, leer un rato o hacer la cena se convierta en un reto angustiante y febril, del que cuesta salir. Un hombre enamorado es sobre todo eso, intensidad, incluso en sus momentos de calma, pues sabe uno que son solo los que preceden a la tormenta.

Seguir leyendo “UN HOMBRE ENAMORADO (KARL OVE KNAUSGARD, ED. ANAGRAMA, 2014)”