DERECHO A DECIDIR

AdaPablo_opt[Columna del 24/12/2015 en Viva Málaga] Un rasgo distintivo de la vieja política es su querencia por el chantaje a la ciudadanía. Eso es lo que hace cuando nos plantea cuestiones fundamentales en términos dicotómicos, o conmigo o contra mí. Nos convierte en reos de su incapacidad, de su estrechez de miras y de su falta de altura. Nos trata, en definitiva, como a idiotas intelectuales, y así nos alecciona igual que un buen padre, a veces en tono balsámico, pero cuando hace falta con una regañina.

No rompamos España, nos dice, como si el país fuera un juguete que debemos mirar en la distancia mientras papá lo manipula en sus expertas manos. A veces, si acaso, papá nos deja tocarla un rato, para ver qué se siente. Si le pedimos que nos describa ese artilugio, la respuesta es inequívoca: «España es lo que yo diga», y su bandera es tricolor: azul, rojo y ahora también naranja.

Así las cosas, en la familia de al lado nos dicen que «Cataluña también es lo que yo diga» y, lo que resulta peor, solo vale si lo digo yo. No importa tanto el Process como que el Process se identifique con mi persona, exige papá Mas a una CUP que incluso lo toma en serio.

Ni la política, ni la vida ni desde luego España son una dicotomía. Frente a esos falsos dilemas, Podemos, y la confluencia catalana En Comú Podem, plantean una tercera opción: por un lado, España puede ser diferente a la del PPSOE-C’s y reconocer sus diferentes naciones y, una vez hecho esto, la familia catalana decidirá si prefiere esa nueva casa o legítimamente construir otra por su cuenta.

Descubrimos, entonces, que romper el dilema no es romper ningún juguete. Cuando unas elecciones generales no se interpretan en términos plebiscitarios, En Comú Podem resulta con mucho la fuerza más votada en Cataluña, al tiempo que un 20% de los españoles optamos por fugarnos de la dicotomía. La vieja política, sin embargo, mira hacia otro lado, sin darse cuenta de que al final se enfrentará a otro dilema: tumba o nicho.

La cortina de humo catalana

Efe/eldiario.es
Efe/eldiario.es

[Columna aparecida originalmente en eldiario.es]

¿Y si uno confiesa que le aburre el debate sobre «el desafío soberanista» de Cataluña? Seguro que no está solo, seguro que muchas manos se alzarían para decir «A mí también». ¿Cuántos somos quienes vemos en ese debate una cortina de humo de cara a las elecciones generales? Multitud, sin duda, y no se nos escapa que ese burdo desplazamiento de la agenda mediática solo perjudica a las posibilidades reales de cambio.

Es un debate tan manipulado como que se pretende presentarlo en términos dicotómicos: a favor o en en contra, independentista o españolista. En el fondo, el debate es otro: Régimen del 78 o ruptura.

Sabemos que el Régimen se ha sustentado en tres pilares: la lucha contra el terrorismo, la sacralización de la Constitución y la unidad de España. Desaparecida ETA, desacralizada la Carta Magna vía artículo 135, ya solo queda la cuestión nacional. En otras palabras, los términos en los que, a mes y medio de las generales, se sigue planteando el debate constituyen un intento de captura desesperada para no romper el consenso del Régimen, y ahí se desenvuelven cómodamente sus principales valedores: PSOE, CIU, PP y su epígono naranja. Romper ese debate mediante el sentido común (el del referéndum) es una opción, en buena lógica, que no puede tolerar el «establishment» mediático y que, evidentemente, perjudica a Podemos.

¿Pero y si el tiro sale por la culata? Seguir leyendo “La cortina de humo catalana”

POR QUÉ NO ESTOY EN PODEMOS (NI EN IU)

Foto: Málaga Ahora
Foto: Málaga Ahora

[Columna aparecida originalmente en eldiario.es]

Mi militancia en un partido político se reduce a tres o cuatro meses cuando yo contaba veintiún años. Era 1996, y Aznar había ganado las elecciones, así que mi pareja de entonces y yo pensamos que “había que hacer algo”. Y nos afiliamos a IU. Asistí a unas cuantas asambleas de mi distrito y otra general. En todas ellas se dedicó buena parte del tiempo a decidir a quién había que expulsar de la organización. Algo muy parecido, por cierto, me sucedió en mi igualmente breve paso por CNT.

Llevo veinte años participando activamente en política, pero, a excepción de esos escasos meses, nunca he formado parte de ningún partido. El sitio en el que siempre he estado cómodo ha sido el de los movimientos sociales, y del que más aprendí fue sin duda del zapatista, además de mi experiencia, que se prolonga desde 2007, en La Casa Invisible de Málaga. En los últimos años, tras el 15M, mi hogar ha sido el Movimiento por la Democracia, una federación en la que hace un tiempo comenzamos a darle vueltas a la idea de crear un movimiento municipalista. Guanyem fue el impulso definitivo que nos hizo caminar por esa senda. Seguir leyendo “POR QUÉ NO ESTOY EN PODEMOS (NI EN IU)”

PODEMOS SON LOS PADRES

podpadre_opt
eldiario.es

[Columna aparecida originalmente en eldiario.es].

Mi padre fue una de las miles de personas que acudió en Madrid a la Marcha por el Cambio convocada por Podemos el pasado 31 de enero y sin duda, si viviera aquí en Málaga, este sábado habría asistido al mitin de campaña. En un principio me sorprendió, porque no guardo memoria de mi padre en manifestaciones, como tampoco en mítines. Luego he ido sabiendo que los padres y madres de otros amigos de mi generación también estuvieron presentes en la Marcha. Nuestros padres, me dicen, están entusiasmados, o cuando menos convencidos. Y ninguno de nosotros los recordábamos así.

Nuestros padres pertenecen a una generación que se educó en el tósigo del franquismo, y en casa sabíamos que eran de izquierdas. Teníamos al Régimen representado en Alianza Popular, mientras que la mayoría de nuestros padres eran votantes del PSOE. Luego, cuando sus hijos crecimos, descubrimos asombrados qué era en realidad el PSOE, y nos costó entender -nos sigue costando- que aun así lo siguieran votando: teníamos la teoría del voto útil, claro, pero también teníamos los GAL y de ahí en adelante.

Desde los primeros gobiernos de Felipe González supimos que esos socialistas hacían uso de los fondos reservados como otros ahora de las tarjeta black, y que el nepotismo y la corrupción estaban tan asentados que las estancias en la cárcel de nuestros dirigentes se solventaban a golpe de indulto. Esta tradición, por cierto, está tan asentada en el PSOE que el último acto del gobierno de Zapatero, ya en funciones, fue indultar, contra el criterio del Tribunal Supremo, a Alfredo Sáez, vicepresidente del Grupo Santander y ladrón de guante blanco.

Seguir leyendo “PODEMOS SON LOS PADRES”

VOTAR A PODEMOS ES DE TONTOS

Es probable que usted, comprensiblemente, esté harto o harta del PP o del PSOE. Es más, es incluso probable que tenga intención de no votarlos en las próximas elecciones generales, previstas para dentro de un año. Tal vez haya ido usted más lejos, y su pensamiento sea el de votar a Podemos. Quizás usted no lo sepa, aunque desde el pasado dos de noviembre no tiene excusa para no darse por enterado: usted es tonto, o tonta. Y no lo digo yo: lo dice el diario El País.

Ese domingo abría su edición con una encuesta -muy parecida a la posterior del CIS- según la cual Podemos se ha convertido en la primera fuerza en intención de voto, y acompañaba esos resultados con un editorial donde trataba de explicarnos a qué se debía semejante viraje. En realidad, trataba de explicarle a usted que es tonto. Se lo resumo.

El País venía a contarle algo de lo que usted probablemente no se había enterado: en España hay un poco de corrupción política, casi siempre relacionada con el PP o el PSOE. Usted, que hasta ese momento no sabía que era tonta, ha sufrido un legítimo calentón, y aún obnubilada y sin tiempo para serenarse, ha soltado por esa boquita la primera ocurrencia que le ha venido, como por ejemplo que votará a Podemos. Por mucho que El País le diga en su editorial que eso es de tontos, debe tener en cuenta que se trata de un medio progresista y, por tanto, no le condena a pesar de toda su tontería. Como a los niños, a usted simplemente hay que explicarle lo que está mal y lo que está bien, bonito.

Seguir leyendo “VOTAR A PODEMOS ES DE TONTOS”