[RECUPERADOS] ITALO SVEVO Y LOS PUENTES

(publicado originalmente en el año 2005 en babab.com y la revista Clarín)

Una vida

Italo Svevo es uno de esos escritores inevitablemente ligados a su ciudad natal, Trieste en este caso. Y es que ambos, la ciudad y su escritor, son paisajes de culto, que no cuentan con el fervor popular pero que mantienen a lo largo de los años un importante número de peregrinos. Son, además, dos lugares que nadan entre dos aguas, entre dos culturas. Cuando Italo Svevo nació en 1861, Trieste formaba parte del Imperio austrohúngaro, un imperio también de mezclas, fruto de la insólita unión de dos coronas que sólo se extinguió con el fin de la Gran Guerra y la consiguiente adhesión de Trieste a Italia. El verdadero nombre del escritor, como el de tantos triestinos, es ya de por sí representativo, Ettore Schmitz: conjugación de lo italiano con lo germano, una de las señas de identidad en la región Friuli-Venezia Giula. Pero igualmente representativo lo es su seudónimo literario, que parece remitirnos a la otra seña de identidad de la ciudad: la italoeslovena, sin que pretendamos desmerecer a la minoría serbia. Svevo es también uno de esos escritores que cuesta clasificar. Se le ha situado a medio caballo entre Joyce y Kafka, por ejemplo, en una tierra de nadie que vuelve a emparentarlo con su ciudad. Con Joyce, del que fue amigo personal, se asemejaría en su afán psicologista, y con Kafka en su discurrir por el aparente absurdo. Pero lo cierto es que son ligeras semejanzas, y poco más.

Sigue leyendo